Metáforas de la frontera / elblogdefarina

A veces las metáforas nos pueden. Sobre todo si nuestra profesión obliga a que nos entiendan y el tema a tratar es complejo. Entonces recurrimos a simplificar las cosas buscando analogías y trasponiendo ideas y conceptos. En concreto, una de las cuestiones relacionadas con la organización del territorio a la que más solemos recurrir para poder abordar un análisis “asumible” de la realidad, es su subdivisión en unidades. Se hace en planeamiento, se hace en paisaje, se hace en urbanismo. De forma que lo primero que intentamos es trocear el territorio, dividirlo en zonas y, entonces, vamos (trozo a trozo) estudiándolos por separado. Para ello, claro está, resulta necesario establecer límites. Surgen así fronteras, más o menos naturales, que podrían (o no) relacionarse con el concepto que todos tenemos en la cabeza cuando hablamos de fronteras. Es decir, por ejemplo: estados nacionales, autonomías o municipios.

Intentando superar una frontera no metafórica, Melilla  lavanguardia
(…)
Pero esto no quiere decir que no existan fronteras, que no existan bordes que marcan territorios. Y no sólo bordes administrativos o ecológicos, sino también bordes culturales aunque estos tengan mucho de metáfora. El hecho de que Hannerz ponga el énfasis en lo que llama “transnacional” (o global) no quiere decir que esté desapareciendo “lo local”. Es más, en su libro Conexiones transnacionales demuestra que la cultura se produce mediante experiencias personales que se generan localmente. Y que lo global sólo se introduce en lo local si es posible hacerlo comprensible reduciéndolo al ámbito más familiar. De forma que lo local termina imponiéndose a lo global. También parece que los dos extremos en los que puede moverse esta combinación de metaculturas, la homogenización completa y la balcanización extrema, no llegarán previsiblemente a producirse nunca. De lo que no hay duda es que las fronteras administrativas son las más claras y, frecuentemente, las más absurdas. Que las fronteras ecológicas incluyen frecuentemente amplias zonas de transición y que suelen evolucionar de forma lenta, mientras que en el momento actual las fronteras culturales son casi sólo metáforas de fronteras ya que, salvo casos excepcionales, incluyen siempre una mezcla de cultura común y culturas específicas (del lugar o no).
+ artículo publicado en elblogdefarina
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s