“Inmigración, crisis del sur de Europa y sostenibilidad social de las estrategias de desarrollo. El caso de los enclaves productivos de agricultura intensiva”. | sociología rural y de la agricultura

Resumen:

La configuración de enclaves de producción agroexportadora ha constituido una de las estrategias de inserción de algunas regiones del Sur de España en la economía global. Dada la centralidad de los trabajadores migrantes en los resortes productivos y económicos de dichos enclaves, este artículo se propone rastrear la metamorfosis de la condición inmigrante en el contexto de la actual crisis, como indicador de la sostenibilidad social de la opción de desarrollo basada en la producción intensiva y globalizada de frutas y hortalizas en fresco, así como de las contradicciones entre la norma de competitividad y la cohesión social .

Desde el equipo de ENCLAVES continuamos con la labor de difusión de los resultados preliminares de nuestro proyecto de investigación en curso.  

En esta ocasión con la publicación del artículo:

“Inmigración, crisis del sur de Europa y sostenibilidad social de las estrategias de desarrollo. El caso de los enclaves productivos de agricultura intensiva”.   

Ha sido escrito por nuestros compañeros Carlos de Castro, Elena Gadea y Andrés Pedreño para el número 11 de la revista TRABAJO que tiene por título genérico “Migración global: el mundo de precariedad y vulnerabilidad laboral”, editada por el Seminario Permanente de Sociología del Trabajo y de la Empresa(SOTRAEM).

+ artículo publicado en sociología rural y de la agricultura

Anuncios

How Purdue And Bill Gates Are Revolutionizing Agriculture In Africa With Just A Simple Sack

One of the largest problems for agricultural production is protecting crops from pests. Typically, this problem is addressed with chemical pesticides, but farmers who cannot afford pesticides or chose (or are under contract) not to use them can lose up to half their harvests to the buggers. This problem is especially pronounced when the crops are in storage, which is why Purdue University has collaborated with The Bill and Melinda Gates Foundation to develop a storage bag with African farmers that is sure to keep pests out and keep the crops within fresh for up to a year.

Currently the project – dubbed the Purdue Improved Crop Storage (PICS) project – is focused on spreading the bags throughout Western and Central Africa, across 28,000 villages in 10 different countries. Additionally, the project is establishing the supply chain in Africa to manufacture the bags domestically, shortening the supply chain and creating new industries.

There are two very important aspects of the project aside from being successful storage containers,” according to Larry Murdock, Purdue professor of entomology and lead developer for the project. “One, that the bags are manufactured in Africa, creating various spin-off jobs; and two, that costs are kept low. We’ve been successful at both so far.”

The bags get their success from the triple-layer, plastic design that hermetically seals the crops – so far only compels (or black eyed peas, as I know them) – and can be used three to five times before they’re spent. For just $3 each, the bags provide farmers with not only safe storage for their crops, but also peace of mind that they will have crops to sell when times are not so good, “allowing them to sell it over the course of the year.”

The Bill and Melinda Gates Foundation just awarded the project with a $10 million grant to expand the project, now in its third stage, to dry grains and other crops such as maize, wheat, peanuts, sorghum, and more. The project also educates farmers on best practices for successfully using the bags to ensure that they maximize their benefits.

What do you think? Can this bag really have the big impact these researchers are hoping for?

Photography by Dieudonnê Baributsa, Purdue University.

By Candler Vinson

+ artículo publicado en urban times

How Climate Change Will Destroy Your Country’s Credit Rating | The Atlantic

 

AP

We all know that climate change threatens to devastate coastal cities, disrupt food production, and trigger a refugee crisis of untold proportions. It’s also bad for a nation’s credit rating, according to a report released Thursday by Standard & Poor’s.

That would be seem to be the least of the worries of, say, Vietnam, which S&P ranked dead last of 116 countries’ vulnerability to climate change-related credit risk. (Investors, on the other hand, might want to bet on Luxembourg, which was deemed least vulnerable to climate catastrophe.)

[…]

+ artículo publicado en The Atlantic

Las 10 mega-regiones más pobladas del mundo | Geografía Infinita

Hoy nos movemos a lo grande para acercarnos a los núcleos de población más densamente poblados del mundo, las “megalópolis” o también llamadas mega-regiones. Quizá la definición más acertada de estos núcleos de población es la de Richard Florida et al.: “Un lugar en el que puedes desplazarte andando sin pasar hambre sólo con dinero en el bolsillo”.

El término megalópolis data de 1957, cuando el geógrafo Jean Gottman lo acuñó para describir una zona con una economía emergente en conexión, como el corredor Boston-Washington, en Estados Unidos. Así, en 1961 publicaría un libro precisamente bajo ese título: “megalópolis”. La palabra añade al vocablo polis, ciudad en griego, el prefijo mega, también procedente de esta lengua. De este modo una megalópolis no es más que una ciudad gigantesca en su traducción literal.

Básicamente, las megalópolis son conurbaciones de ciudades, es decir uniones de varios núcleos urbanos inicialmente independientes y contiguos por sus márgenes, que al crecer acaban formando una unidad funcional, si bien suelen administrarse de forma separada.

Podemos encontrar ejemplos de conurbaciones en cualquier punto del planeta, siempre en mayor número en las zonas más densamente pobladas. A menudo, reciben como nombre el del acrónimo formado por partes de los nombres de los núcleos de población que forman la megalópolis.

En las 10 mega-regiones más grandes del planeta residen 666 millones de habitantes, lo que supone el 10,5% de la población mundial. El ‘top 20′ complende cerca de 1.100 millones de personas, el 17% de la población global, mientras que las 40 mega-regiones del planeta dan cobijo a 1.500 millones de personas, casi una cuarta parte de los habitantes del planeta (23%).

Para la elaboración de este listado se han tenido en cuenta las conclusiones del estudio ‘The rise of the mega region’ realizado en 2007 por Richard Florida, Tim Gulden y Charlota Mellander. El informe identifica las mega-regiones a partir de imágenes satélite de la tierra de noche realizadas por la Estación Espacial Internacional, que cruza con indicadores económicos y demográficos.

De este modo, para considerar una determinada zona como una región se tiene en cuenta la continuidad de la población así como el hecho de que la zona en cuestión produzca al menos 100 mil millones de dólares de PIB anual. Las áreas más iluminadas no son necesariamente las más pobladas. Los datos de población (con fecha de 2005) están tomados de ese mismo estudio que tomo como fuente la base de datos Landscan realizada por Oak Ridge National Laboratory, cuyo acceso es restingido y no está desafortunadamente abierta.

10.-Ciudad de México. 45,5 millones de habitantes.

El Gran México es el hogar de más de 45 millones de habitantes y su PIB asciende a 290.000 millones de dólares, más de la mitad del total del país. Sólo la región metropolitana más poblada de América, que ocupa la zona del “Valle de México”.

La ciudad de México vista desde un avión.

 

9.-Seul-San. 46,1 millones de habitantes

El área que comprenden la unión de las ciudades coreanas de Seoul y Busan cubre la mayor parte del territorio de Corea del Sur, con una población cercana a los 50 millones de habitantes. Su PIB es de 500.000 millones de euros.

8.-Chi-Pitts. 46 millones de habitantes.

Otra de las megalópolis clásicas, con un acrónimo acuñado por Gottman en 1957, fue la Chi-Pitts o la magalópolis de los grandes lagos. Como su nombre indica, comprende el área que abarca desde Chicago a Pittsburg. La región cubre más de 250.000 kilómetros cuadrados, una extensión similar a la del conjunto del Reino Unido. En Chi-Pitts viven 46 millones de personas y si PIB asciende a 1,6 billones de dólares.

7.-Rom-Mil-Tur. 48,3 millones de habitantes.

Esta megalópolis también identificada como tal en el estudio de Florida, Gulden y Melander, se corresponde con el norte de Italia. Al igual que en el caso de Lon-Leed-Chester no es frecuente que se hable de ella. Rom-Mil-Tur iría desde Milán hasta Roma pasando por Turín.

6.-Lon-Leed-Chester. 50,1 millones de habitantes.

Esta zona identificada por los autores del estudio se corresponde con el sur de Reino Unido. Como ocurre con las mega-regiones europeas, cuya homologación a los términos en los que están formuladas las estadounidenses es más complicada, no existe gran literatura acerca de ésta.

5.-Bos-Wash. 54,3 millones de habitantes.

Un clásico de las conurbaciones. Se prolonga desde Boston pasando por Nueva York, Filadelfia y Baltimore hasta Washington DC a lo largo de una distancia de 800 kilómetros. En esta zona vive casi uno de cada cinco estadounidenses (18%), lo que da una idea de su densidad de población. La región genera 3,75 billones de dólares, lo que supone que si Bos-Wash fuera un país separado sería la cuarta economía del mundopor delante tan sólo de Estados Unidos, China y Japón y por delante de Alemania.

4.-Gran Tokio. 55,1 millones de habitantes.

Es la mayor economía metropolitana del mundo, con un PIB nominal de aproximadamente 1,9 billones de dólares en 2008. De hecho Japón alberga a cuatro mega-regiones que caminan hacia la unión. Algunas de ellas incluso a veces aparecen unidas.

Se trata de Gran Tokio, la cuarta aglomeración del mundo, la que une Osaka y Nagasaki, con 36 millones de habitantes,  la Fuku-Kyusu  donde viven 18,5 millones de personas y Gran Sappor, con 4,3. Estos cuatro núcleos caminan  hacia la integración de manera que en los próximos años podrían integrar una única super-región japonesa.

3.-Am-Brus-Twerp. 59,3 millones de habitantes.

Es la mega-región más grande de Europa y ocupa, por habitantes, el tercer puesto a nivel mundial. Está compuesta por la unión de ciudades relativamente contiguas como Amsterdam, Rotterdam, la cuenca del Ruhr y Colonia (Alemania) y el eje Bruselas-Amberes-Lille. Casi 60 millones de personas habitan esta zona densamente poblada que produce cerce de 1,5 billones de dólares de PIB, lo que excede la producción de países como Canadá o Italia.

2.-Triángulo dorado del río Yangtzé. 105 millones de habitantes.

Es el área formada por los núcleos de Shanghai, Nanjing y Hangzhou, también conocido como el triángulo Shanghai-Nanjing-Hangzhou es la segunda zona más urbanizada del mundo si se toma en su conjunto. Conocida también como el Triángulo dorado del río Yangzté por su ubicación geográfica en la desembocadura del mayor río de China, su población varía en función del número de metrópolis que se tomen en cuenta.

Así, según algunos cálculos puede llegar a superar los 105 millones de personas, con más de veinte grandes ciudades relativamente desarrolladas en su interior. Destaca Shanghai, que es la mayor de las urbes chinas y cuenta con una población por encima de los 20 millones de habitantes, así como uno de los puertos marítimos más transitados del planeta. La región del delta tiene una importancia vital a nivel económico y ha representado desde el 2004 más del 21% del Producto Interior Bruto del país.

1.-Delhi-Lahore. 121,6 millones de habitantes.

La aglomeración o mega-región de Delhi-Lahore es la más poblada del planeta con sus más de 121 millones de habitantes. Como puede verse en el mapa inferior, realizado por el Centro para la Red de las Ciencias Internacionales de la Tierra (CIESDIN, por sus siglas en inglés)las ciudades están tan pegadas que sus luces forman un continuo corredor urbano entre Delhi (India) y Lahore (Pakistán). Esta aglomeración urbana comprende 67 ciudades con una población mayor de 100.000 habitantes.

Gonzalo Prieto

+ artículo publicado en Geografía Infinita

 

 

Documento de opinión: Amigos a la fuerza: Las relaciones China-América Latina y el Caribe | ieee.es

Con motivo del viaje del Ministro de Asuntos Exteriores de la República Popular de China, Wang Yi, a cuatro países latinoamericanos y caribeños como antesala al viaje que tendrá lugar en el mes de julio por parte del Presidente Xi Jinping, a continuación se analizan las actuales relaciones chino-latinoamericanas y caribeñas, así como los retos que deben afrontar, haciendo especial hincapié en los riesgos que corren los países latinoamericanos como consecuencia de la creciente interdependencia entre la economía China y las economías de la región.

Documento elaborado por Francisco J. Verdes-Montenegro Escánez.

Descargar pdf

+ artículo publicado en ieee-Instituto Español de Estudios Estratégicos

Housing and urbanization in Africa : unleashing a formal market process | The World Bank

 

The accumulation of decent housing matters both because of the difference it makes to living standards and because of its centrality to economic development. The consequences for living standards are far-reaching. In addition to directly conferring utility, decent housing improves health and enables children to do homework. It frees up women’s time and enables them to participate in the labor market. More subtly, a home and its environs affect identity and self-respect. Commentary on the emergence of an African middle class has become common, but it is being defined in terms of discretionary spending and potential for consumer markets. A politically more salient definition of a middle class will be in terms of home ownership and the consequent stake in economic stability. This paper examines why such a process has not happened in Africa. The hypothesis is that the peculiarity of housing exposes it to multiple points of vulnerability not found together either in private consumer goods or in other capital goods. Each point of vulnerability can be addressed by appropriate government policies, but addressing only one or two of them has little payoff if the others remain unresolved. Further, the vulnerabilities faced by housing are the responsibility of distinct branches of government, with little natural collaboration. Unblocking multiple impediments to housing therefore requires coordination that can come only from the head of government: ministries of housing have neither the political weight nor the analytic capacity to play this role effectively. Yet in Africa, housing has never received such high political priority. This in turn is because the centrality of housing in well-being and of housing investment in development has not been sufficiently appreciated. 

+ artículo publicado en The World Bank

Why don’t remittances appear to affect growth ? | The World Bank

Although measured remittances by migrant workers have soared in recent years, macroeconomic studies have difficulty detecting their effect on economic growth. This paper reviews existing explanations for this puzzle and proposes three new ones. First, it offers evidence that a large majority of the recent rise in measured remittances may be illusory — arising from changes in measurement, not changes in real financial flows. Second, it shows that even if these increases were correctly measured, cross-country regressions would have too little power to detect their effects on growth. Third, it points out that the greatest driver of rising remittances is rising migration, which has an opportunity cost to economic product at the origin. Net of that cost, there is little reason to expect large growth effects of remittances in the origin economy. Migration and remittances clearly have first-order effects on poverty at the origin, on the welfare of migrants and their families, and on global gross domestic product; but detecting their effects on growth of the origin economy is likely to remain elusive.

+ artículo publicado en The World Bank

Ya está aquí… | Nada es Gratis

Por ANXO SÁNCHEZ el 26/05/2014

fraudela nueva etapa de NeG, en la que sus bienintencionados pero equivocados editores han vuelto a cometer el error de contar conmigo. Y para agradecerles su buena fe, voy a premiarles hablando de un tema novedoso que sorprenderá a los lectores habituales de NeG: ¡el cambio climático!  ¿A que no se lo esperaba? Pues nada, ¡ya está aquí!

 

Pues no, no parece que sea una gran novedad, el tema. Sin ir más lejos, ya he hablado de cambio climático y sus consecuencias en NeG, aquíaquí y aquí. Así que esto es la reedición del “raca, raca, a dar la matraca” en versión catastrofista. Pues sí, es así. Sólo que cada vez hay más evidencias y menos tiempo para actuar… Pero como no quiero alarmar sin fundamento, voy a discutir, en el breve espacio que me deja un post típico, dos cosas: el último informe delIntergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) y uno aún más reciente del gobierno de Estados Unidos.

El próximo mes de octubre el IPCC entregará su quinto informe, en el que integrará las conclusiones de sus tres grupos de trabajo (working groups, WG): el WG I, que se ocupa de la ciencia del cambio climático, el WG II, que se ocupa de sus impactos y la adaptación al mismo, y el WG III, que se ocupa de la contención del cambio climático. Hace unas semanas, el WG II publicó su contribución al quinto informe, que se puede encontrar en todo detalle en la web del IPCC, y de ella es de la que quiero hablar aquí.

El documento del WG II es, por decirlo suavemente, aterrador. Y me parece un documento importante porque plantea el problema del cambio climático en términos de riesgos, más allá de la discusión, ya estéril, de si existe o no y del papel que nuestra sociedad tiene en él. Seamos pragmáticos y hablemos en términos de seguros: un concepto fácil de entender y del que todos tenemos ejemplos obvios, como el seguro de la casa o el del coche, sin ir más lejos. ¿Por qué compramos seguros? Para cubrirnos las espaldas. Si nos roban en casa, o se quema, o tenemos un accidente con el coche, el seguro nos paga y nos saca del problema (si no nos hemos matado, claro, pero seamos optimistas). ¿Por qué pagamos más por el seguro del coche que por el de la casa? Pues porque el coche tiene mucho más riesgo y muchos más riesgos. Claro, ¿no? Y lo más importante: compramos seguros aunque puede ser que nunca nos pase nada, y en ese caso habremos tirado el dinero, ¿no? Pero no he oído quejarse a nadie de esto, nunca, me parece. Bueno, pues con el cambio climático ocurre exactamente lo mismo: quizá no haya cambio climático, y quizá no lo esté provocando el hombre si es que existe. Pero, ¿a qué riesgos nos estamos exponiendo si no nos aseguramos y al final resulta que sí era verdad? Pues ese es el espíritu con el que hay que leer el documento del WG II.

El documento es largo y obviamente este post no da para entrar en detalles. Así que por ir al grano, me voy a referir al documento Summary for policymakers, disponible en la web, que en su página 13 (borrador de marzo), resume los riesgos a los que nos enfrentamos en cinco, textualmente, razones para preocuparse (la traducción del inglés es mía):

Sistemas únicos y amenazados: algunos ecosistemas y culturas están ya en riesgo debido al cambio climático. El número de tales sistemas amenazados por severas consecuencias es más alto si el calentamiento añade 1ºC adicional; 2º C más supondrán un riegos gravísimo para muchos sistemas, y en particular para el Ártico y los arrecifes de coral.

Eventos climáticos extremos: estamos ya en riesgo moderado de sufrir olas de calor, precipitaciones extremas, e inundaciones costeras, riesgo que será alto con 1ºC adicional.

Distribución de impacto: Los riesgos se distribuyen desigualmente y son mayores para personas y comunidades desfavorecidas en países con cualquier nivel de desarrollo. Hay riesgo moderado de impactos diferentes regionalmente sobre las cosechas, la disponibilidad de agua, que se agravará con el incremento de la temperatura.

Impacto global: el riesgo de impacto global es moderado para calentamientos de 1 a 2ºC, afectando la biodiversidad y a la economía global. El impacto sobre la biodiversidad está muy bien establecido, mientras que no tenemos estimaciones precisas sobre la magnitud del daño económico.

Eventos singulares de gran escala: al aumentar el calentamiento, hay sistemas físicos que están en riesgo de sufrir cambios abruptos e irreversibles. El riesgo es moderado para incrementos de temperatura de 1ºC o menos, y ya hay señales de alerta temprana que indican que los problemas del Ártico y los corales pueden estar sufriendo tales cambios. El riesgo aumenta desproporcionadamente con calentamientos superiores, debido al potencial de que a partir de 3ºC adicionales el nivel del mar puede aumentar irreversiblemente debido a la pérdida de la capa de hielo.

La figura 2 resume en cuadro estas cinco razones y la intensidad de los riesgos asociados de manera gráfica, mientras que la figura 1 nos presenta dos proyecciones de calentamiento, una asumiendo un escenario en el que las emisiones siguen siendo altas y otra en la que se supone que trabajamos para mitigar las emisiones, logrando estabilizar el calentamiento en un valor entre 1 y 2º C para la segunda mitad de este siglo. Vemos que aún en este escenario francamente optimista, afrontamos riesgos serios, pero es que si no hacemos nada, el riesgo es altísimo (como si no cambio nunca los neumáticos de mi coche, por ejemplo). ¿Estamos dispuestos a asumir el riesgo? ¿Preferimos seguir racaneando a ver si alguien que no sea nosotros hace algo?

proyecciones

Figura 1. Estimaciones del incremento de temperatura en el siglo XXI con un escenario de altas emisiones (en naranja) y uno de emisiones contenidas (en gris). En el mejor de los caso, estabilizaremos la temperatura en un valor en torno a 1’5ºC mayor que a principios de siglo.

riesgos

Figura 2. Niveles de riesgo en función del incremento de la temperatura para las cinco razones para la preocupación arriba expuestas. Como se ve, en la mayoría de los casos estamos ya en riesgos moderados, y si no hacemos nada el riesgo será muy alto.

Bueno, pues ya sabemos a qué nos enfrentamos… o no, porque claro, después de todo estos científicos fraudulentos del IPCC se pueden estar inventando toda esta historia perfectamente. Dejando aparte el que los informes son extremadamente detallados y contienen referencias a un volumen de trabajos científicos que se hace cada vez mayor y más claro, es obvio que si no queremos creerlo no lo vamos a creer.

Y aquí es donde entra el informe que a principios de mayo hizo público el gobierno federal de los Estados Unidos, el informe nacional sobre los impactos del clima en los Estados Unidos. Y es que no va de lo que puede pasar, no; va de que el  impacto, como el título del post, ¡ya está aquí! En una web espectacular, se pueden explorar esos impactos en todo detalle, pero de nuevo, no tengo espacio, por lo que me voy a limitar algunas de las observaciones, insisto, observaciones, reales (de nuevo, la traducción es mía, y no pongo todas, hago una selección):

La duración de la estación libre de hielo ha aumentado a nivel nacional desde los años 80, siendo el incremento más notable en el oeste, y ha afectado a ecosistemas y agricultura.

La precipitación promedio ha aumentado, aunque regionalmente ha habido crecimientos y decrecimientos.

Las lluvias torrenciales aumentan a nivel nacional, sobre todo en las últimas tres décadas. Los mayores incrementos han tenido lugar en el medio oeste y el noreste.

Las olas de calor se han vuelto más frecuentes e intensas, sobre todo en el oeste, y viceversa, las olas de frío han disminuido. También se observan tendencias a nivel regional.

La intensidad, frecuencia y duración de los huracanes del Atlántico norte, así como la frecuencia de los más fuertes, han aumentado todas desde principios de los 80.

El nivel del mar ha subido 8 pulgads (20 centímetros) desde 1880.

Las temperaturas en ascenso están reduciendo el volumen y la superficie de hielo en tierra, lagos y mar.

Los océanos están absorbiendo un cuarto de las emisiones de CO2, y se están acidificando en el proceso.

O sea, que los riesgos de los que habla el IPCC ya los está constatando como hechos observados el gobierno americano. Es decir, las consecuencias del cambio climático se pueden notar ya. ¿Qué más nos hace falta para convencernos? Quizá esta impresionante foto ayude:

alaska

Figura 3. Excepcional vista clara de Alaska obtenida el 17 de junio de 2013.

Una foto de Alaska en un día hermoso, pero el problema, como describe Jake Ellison, es que es una verdadera anomalía. Se debe a un centro de altas presiones que trajo consigo temperaturas muy altas en áreas acostumbradas a los días frescos de junio, llegando a provocar enormes incendios forestales y la ruptura del del hielo en el Mar de Chukotka. Esta foto es, en suma, evidencia palpable de lo que dice el informe del gobierno americano: los impactos del cambio climático ya están aquí. De hecho, me he dejado para el final la primera frase del informe:

El clima está cambiando y está cambio es visible en un amplio rango de observaciones. El calentamiento global de los últimos 50 años se debe principalmente a la actividad humana.”

Y ahora, ¿qué? ¿Hacemos algo? Como nos explicó Antonio en este post, los experimentos del grupo de Milinski no invitan al optimismo. Por eso me parece importante el cambio de planteamiento del IPCC combinado con la evidencia del gobierno americano: hay un riesgo cada vez más alto de que nos vayamos todos al guano, y ese riesgo no es imaginario, ya estamos viendo sus efectos…

Y dicho esto, a seguir discutiendo si son galgos o podencos

+ artículo publicado en Nada es Gratis