Cooperative City, Cooperative Community | Urban Omnibus

Despite its distance from the center of New York City, Co-op City’s site and scale make it prominent on the landscape: anyone who’s driven north on I-95 has taken note of this final cluster of high-rises before crossing city limits into the lower density suburbs of Westchester County. Critics, historians, and even the Supreme Court have noticed as well, weighing in since construction began in 1966 on what the complex signifies for housing finance, site planning, cooperative ownership, ethnic and racial diversity, and tenants’ rights. It’s become both a positive and negative case study in how to value design, how to maintain affordability, and whom to send the bill for upkeep. But it is far from prototypical. At every juncture in its history, Co-op City has been deemed exceptional: each article or essay mentions its status as “the largest cooperative housing development in the world” or “the tenth largest city in New York State.” But the superlatives that set it apart don’t mean it has no lessons to offer the wider conversation on housing. Two years ago, Juliette Spertus and Susanne Schindler contrasted Co-op City with Twin Parks, another, less well-known affordable housing development in the Bronx. And this week, Caitlin Blanchfield returns to Co-op City and uncovers the particular nuances it adds to our understanding of social infrastructure, intergenerational continuity, community pride, and, of course, affordability.

Typecast is the Architectural League’s long-term investigation into architectural typologies, starting with “towers-in-the-park.” The term refers to complexes of multi-family, high-rise housing, located on a dedicated “superblock” of open space that is disconnected from the street system. This project seeks to move beyond stereotypes of architectural form by revealing the social and spatial specificities of distinct sites that share physical characteristics and philosophies of design but differ greatly in their lived experience.

C.S.

[…]

+ artículo publicado en Urban Omnibus

“Inmigración, crisis del sur de Europa y sostenibilidad social de las estrategias de desarrollo. El caso de los enclaves productivos de agricultura intensiva”. | sociología rural y de la agricultura

Resumen:

La configuración de enclaves de producción agroexportadora ha constituido una de las estrategias de inserción de algunas regiones del Sur de España en la economía global. Dada la centralidad de los trabajadores migrantes en los resortes productivos y económicos de dichos enclaves, este artículo se propone rastrear la metamorfosis de la condición inmigrante en el contexto de la actual crisis, como indicador de la sostenibilidad social de la opción de desarrollo basada en la producción intensiva y globalizada de frutas y hortalizas en fresco, así como de las contradicciones entre la norma de competitividad y la cohesión social .

Desde el equipo de ENCLAVES continuamos con la labor de difusión de los resultados preliminares de nuestro proyecto de investigación en curso.  

En esta ocasión con la publicación del artículo:

“Inmigración, crisis del sur de Europa y sostenibilidad social de las estrategias de desarrollo. El caso de los enclaves productivos de agricultura intensiva”.   

Ha sido escrito por nuestros compañeros Carlos de Castro, Elena Gadea y Andrés Pedreño para el número 11 de la revista TRABAJO que tiene por título genérico “Migración global: el mundo de precariedad y vulnerabilidad laboral”, editada por el Seminario Permanente de Sociología del Trabajo y de la Empresa(SOTRAEM).

+ artículo publicado en sociología rural y de la agricultura

America’s homeless: The rise of Tent City, USA | Archinect

Instead of evicting people from tent cities, the NLCHP says the root of the issue — unaffordable housing — needs to be addressed.

“Encampments and tent cities have emerged as a means of self-help for homeless individuals to survive and find shelter, safety and a sense of community,” the report states. “Ultimately, the solution to the proliferation of encampments across the United States is the provision of affordable housing.” —money.cnn.com

+ artículo publicado en Archinect

Careers 2030 | CST

  • PROFESSIONAL SERVICES

    Digital Memorialist

  • PROFESSIONAL SERVICES

    Company Culture Ambassador

  • EDUCATION

    Residence Manager

  • FINANCE

    Accountant

  • HEALTHCARE

    Nurse Practitioner and Physician’s Assistant

  • TECHNOLOGY

    SmartCube Technician

  • MANUFACTURING AND CONSTRUCTION

    Agile Supply Chain Worker

  • CULTURE AND RECREATION

    Nostalgist

  • EDUCATION

    Teacher

  • HEALTHCARE

    Tele-surgeon

  • AGRICULTURE

    Rewilder

  • AGRICULTURE

    Localizer

  • UTILILTIES AND INFRASTRUCTURE

    Renewable Energy Engineer

  • SOCIAL SERVICES

    Neighbourhood Watch Officer

  • MANUFACTURING AND CONSTRUCTION

    Garbage Designer

  • PROFESSIONAL SERVICES

    Simplicity Expert

  • MANUFACTURING AND CONSTRUCTION

    Makeshift Structure Engineer

  • HOSPITALITY AND RETAIL

    Robot Counsellor

  • HOSPITALITY AND RETAIL

    Hotelier

  • PROFESSIONAL SERVICES

    Gamification Designer

  • HEALTHCARE

    Gero-kinesiologist

  • HEALTHCARE

    End of Life Therapist

  • CULTURE AND RECREATION

    Arctic Adventure Guide

  • PROFESSIONAL SERVICES

    Urban Planner

+ artículo publicado en careers 2030

How Purdue And Bill Gates Are Revolutionizing Agriculture In Africa With Just A Simple Sack

One of the largest problems for agricultural production is protecting crops from pests. Typically, this problem is addressed with chemical pesticides, but farmers who cannot afford pesticides or chose (or are under contract) not to use them can lose up to half their harvests to the buggers. This problem is especially pronounced when the crops are in storage, which is why Purdue University has collaborated with The Bill and Melinda Gates Foundation to develop a storage bag with African farmers that is sure to keep pests out and keep the crops within fresh for up to a year.

Currently the project – dubbed the Purdue Improved Crop Storage (PICS) project – is focused on spreading the bags throughout Western and Central Africa, across 28,000 villages in 10 different countries. Additionally, the project is establishing the supply chain in Africa to manufacture the bags domestically, shortening the supply chain and creating new industries.

There are two very important aspects of the project aside from being successful storage containers,” according to Larry Murdock, Purdue professor of entomology and lead developer for the project. “One, that the bags are manufactured in Africa, creating various spin-off jobs; and two, that costs are kept low. We’ve been successful at both so far.”

The bags get their success from the triple-layer, plastic design that hermetically seals the crops – so far only compels (or black eyed peas, as I know them) – and can be used three to five times before they’re spent. For just $3 each, the bags provide farmers with not only safe storage for their crops, but also peace of mind that they will have crops to sell when times are not so good, “allowing them to sell it over the course of the year.”

The Bill and Melinda Gates Foundation just awarded the project with a $10 million grant to expand the project, now in its third stage, to dry grains and other crops such as maize, wheat, peanuts, sorghum, and more. The project also educates farmers on best practices for successfully using the bags to ensure that they maximize their benefits.

What do you think? Can this bag really have the big impact these researchers are hoping for?

Photography by Dieudonnê Baributsa, Purdue University.

By Candler Vinson

+ artículo publicado en urban times

Ciudad relacional: espacios comunes barnizados de matices quechuas y prácticas hacker | voragine

Bernardo Gutiérrez explica, en el artículo La ciudad de todos frente a la ciudad neoliberal, qué son los bienes relacionales y cómo configuran nuevos “espacios comunes”, que no son ni privados ni públicos, que proporcionan una seguridad y un buen vivir a los que los construyen y los habitan, y que combinan modos de hacer ancestrales de la cultura quechua con otros trasladados de la cultura hacker:

Los bienes relacionales están profundamente relacionados a los espacios. A los espacios compartidos, a los espacios relacionales, a los espacios en red. Y encajan con el concepto de ciudad relacional que baraja la jurista María Naredo. Un modelo de ciudad relacional, fraguado con lazos intersubjetivos, tejido con capas de afectos: «el modelo ‘relacional’ propone formas de seguridad basadas en el encuentro, la relación y el diálogo. La seguridad, en el modelo relacional, pasa sobre todo por recrear el lazo social. No vaciar la calle, sino todo lo contrario: repoblarla de relaciones de vecindad, de buena vecindad también entre desconocidos. Para así poder confiar en que alguien nos va a echar una mano si nos ocurre algo en el espacio público, la vecina del quinto o el tendero de abajo».

Los pensadores Antonio Negri y Michael Hardt consideran que la ciudad es a la multitud lo que la fábrica era para la clase obrera. La ciudad es un espacio común donde la multitud fragua su invención biopolítica. Y donde los bienes relacionales, barnizados con matizes quechuas y con las prácticas colectivas de la ética hacker, fluyen desconfigurando el miedo.

+ artículo publicado en voragine

“¿Es el cosmopolita un ser superior? Sobre los ‘ciudadanos del mundo’ y otras ficciones urbanas” | El Cor de les Aparences

Fragmento de la intervención en el workshop internacional Pragmatiques du cosmopolitisme urbain. Épreuves, resources, interactivité, celebrado en la Université de Paris-Ouest, Nanterre-La Défense, los días 10 y 11 de abril de 2014, organizado por el Laboratoire Mosaiques. Le agradezco especialmente al profesor Pedro José García Sánchez su invitación.

El mundano, el cosmopolita o “ciudadano del mundo”, es un personaje abstracto que actúa en el universo de interacciones más o menos puras que imaginan las teorías hermenéuticas de la situación. Este personaje, al que se le asigna la capacidad de dar forma a voluntad la división entre lo público y privado —es decir entre lo que se decide someter a la vista y el juicio de los demás y lo que no— es el mismo que suponemos protagonista de lo que se conoce como democracia participativa.

En efecto, este héroe de la interacción como concreción de la hipotética sociedad urbana anónima es idéntico al que juega el papel central en el sistema político liberal, basado en el individuo autónomo, responsable y racional, adecuadamente calificado para manejar las interacciones en que se va viendo complicado, agente libre y consciente de su potencial para ejercer intercambio comunicativo generalizado, esa especie de rey de la creación de la democracia : el ciudadano. Más allá de la filosofía política, el democraticismo radical también bebe también una sociología de las relaciones urbanas entendidas como hilvanadas a partir de estrategias de coordinación, diálogo y cooperación que se articulan en el transcurso mismo de la interacción y que responden a lo que podríamos llamar una cierta inteligencia contextual. 

Todo esto tiene lugar en otro escenario no menos hipotético: el espacio público. El espacio público no como lugar de visibilidad y accesibilidad mutuas, en la que los individuos se someten a las miradas y las iniciativas ajenas. El espacio público, tal y como se está empleando en la actualidad el concepto, se plantea como algo mucho más trascendente ya no es solo el exterior urbano, la calle o la plaza, el marco de las prácticas cívicas concretas, sino aquel del que se espera que devenga el marco en el que la pluralidad se somete a las normas pertinentes, racionales y defendibles de comportamiento, incluyendo la generación y mantenimiento no determinadas normas legales, normas y principios abstractos que equivalen a una supuesta auto-organización significativa de las operaciones y los operadores concretos, una forma de convivencia provisional basado en disposiciones y dispositivos prácticos, que emana un cierto sentido común, a menudo siempre ad hoc.

La mundanidad y el cosmopolitismo necesitan ocultación o al menos soslayo de cualquier identidad que no esté estrictamente limitada a la construcción de la situación como sociedad endógenamente constituida. El mundano, de hecho, es el protagonista de la experiencia urbana moderna y, al mismo tiempo, fundados del concepto político de ciudadanía, atribuido a una masa corpórea con rostro humano, cuya sola presencia la hace digna de derechos y deberes, respecto de los cuales la identidad social real es insignificante, en un espacio abstracto de convivencia del que él sería rey.

Ahora bien, a muchísimas personas de nuestro entorno no les es dado conocer la suerte del pintor de la vida moderna al que Baudelaire consagrara uno de sus más conocidos textos, ese merodeador urbano, observador abandonado a la pura diletancia ambulatoria, el flânneur. Un número importante de individuos pueden modular sus niveles de discreción y en ciertos casos pueden incluso desactivar su capacidad para el camuflaje asumiendo fachadas –en el sentido goffmaniano– que indican de forma inequívoca una determinada adscripción ideológica, estética, sexual, religiosa, profesional, etc. Desde una pequeña insignia en la solapa a un uniforme completo, existen diferentes maneras a través de las cuales las personas pueden informar a los demás acerca de un determinado aspecto de su identidad que desean o necesitan que quede realzado. Pero para otros no hay opción factible. Hagan lo que hagan no podrán escamotear rasgos externos –fenotípicos, fisiológicos, aspectuales en general, aunque sean circunstanciales– que hacen de ellos seres marcados, la relación con los cuales es problemática puesto que han de arrastrar todo el peso de la ideología que los reduce permanentemente a la unidad y les fuerza a permanecer a toda costa en ella. Siempre o con frecuencia, el inmigrante, el negro, la mujer, el ciego, el pobre, la persona con alguna discapacidad, el homosexual, el joven y tantísimos seres humanos que no ha podido camuflar quienes son más allá de la interacción situada, son automáticamente colocados en un estado de excepción que los negativiza, los inhabilita total o parcialmente para una buena parte de intercambios comunicacionales. A estos individuos se les ha encapsulado en una cuadrícula clasificatoria que ha hecho de ellos lo que se supone que son y sólo lo que se supone que son y que les obliga a pasar buena parte de su tiempo brindando explicaciones sobre la desviación, el exceso o la carencia que se les atribuye.

Otros, quienes tienen el privilegio de dominar los modales y el aspecto de clase media, tienen más posibilidades de ejercer esa indefinición mínima de partida que permite escoger cuál de un repertorio limitado de roles disponibles va a desarrollarse en presencia de los otros. De los “normales” se espera que escojan el rol dramático más adecuado en orden a resultar procedentes, es decir aceptables en relación con lo que determinado escenario social espera de ellos y que ellos deberán confirmar. En eso consiste precisamente lo que se ya se ha reconocido como mundanidad, que se basa en esa deseada abstracción de la identidad, esa grado cero de sociabilidad que es el anonimato, del que se sale sólo para autodefinirse y actuar en tanto que ser de relaciones, como mundano. como cosmopolita.

Quien se postula o pretende como “ciudadano del mundo” aspira a practicar una cierta promiscuidad entre mundos sociales contiguos o interseccionados, poder trasvestizarse para cada ocasión, mudar de piel en función de los requerimientos de cada encuentro. Si nuestro aspecto no delata de forma inmediata y flagrante ningún motivo de desacreditación, si podemos negociar nuestras sucesivas copresencias sin que nuestra identidad social real aparezca como un motivo de alerta o simple incomodidad en nuestros interlocutores, entonces se entiende que seremos dignos de sentarnos a la mesa imaginaria en que de igual a igual se juega a la sociedad cosmopolita. Tal privilegio sólo es merecible si los jugadores en cada partida –cada encuentro; cada ocasión social– sabe manejar el lenguaje de ese momento, es decir las reglas del juego, el código que lo rige, lo que exige en todos los casos un apagamiento o apaciguamiento del locutor que no siempre éste es capaz de ejercer.

Es esa labor de mundanidad –a la que, como ha quedado subrayado, no todo el mundo tiene pleno acceso– la que requiere el ocultamiento o al menos el desdibujamiento de toda identidad que no sea la estrictamente adecuada para la situación. En eso consiste ser ese desconocido que vimos que se suponía conformando la materia primera de la experiencia urbana moderna y que, a su vez, se situaba también en el subsuelo fundador de la noción política de ciudadano, que no es sino eso: una masa corpórea con rostro humano cuya simple presencia es en teoría merecedora de derechos y deberes en relación con los cuales la identidad social real es o debería ser un dato irrelevante y, por tanto, soslayable. Ese desconocido es aquel que puede reclamar que se le considere en función no de quién es, sino de lo hace, de lo que le pasa o hace que pase y sobre todo de lo que parece o pretende parecer, puesto que en el fondo es eso: un aparecido, en el sentido literal de alguien que hace acto de presencia en un proscenio del que él sería el rey y señor: el espacio público, en el sentido político del término, es decir en el de espacio en el que se hacen carne entre nosotros, cobran tiempo y espacio reales, los principios esenciales de la igualdad democrática. Pero ese sistema al que se atribuyen virtudes igualadoras está pensado por y para una imaginaria pequeña burguesía universal, que es la que puede reclamar ejercer el derecho al anonimato, es decir el derecho a no identificarse, a no dar explicaciones, a mostrarse sólo lo justo para ser reconocida como concertante en situaciones mundanas, en las que el encuentro se produce con gente que también ha conseguido estar “a la altura de las circunstancias”, es decir resultar predecible, no ser fuente de incomodidad o alarma. 

Esto es lo que el argot político llamado espacio público, mágico e inexistente en la realidad, donde se hacen carne y habitan entre nosotros los principios básicos y la igualdad democrática deja supuestamente de ser lo que es: una quimera. Pero ese sistema está diseñado por y para una imaginaria clase media universal cuyos miembros pueden puede reclamar el derecho a no identificarse ni ser identificados, a no dar explicaciones, a mostrar sólo lo justo para ser reconocido como concertantes, todo ello en reuniones con gente predecible, que no puede devenir fuente de molestias o alarma y que en todo momento exhibe buenos modales y un comportamiento adecuado. Es esa clase media universal la que puede constituir el cosmopolitismo, que no es sino la ideología de un club de elite en que ciertas personas —y solo ellas— pueden proclamarse “ciudadanos del mundo”, lo que les permite, vayan donde vayan, sentirse siempre superiores a los demás.

Manuel Delgado

 + artículo publicado en El Cor de les Aparences

Why don’t remittances appear to affect growth ? | The World Bank

Although measured remittances by migrant workers have soared in recent years, macroeconomic studies have difficulty detecting their effect on economic growth. This paper reviews existing explanations for this puzzle and proposes three new ones. First, it offers evidence that a large majority of the recent rise in measured remittances may be illusory — arising from changes in measurement, not changes in real financial flows. Second, it shows that even if these increases were correctly measured, cross-country regressions would have too little power to detect their effects on growth. Third, it points out that the greatest driver of rising remittances is rising migration, which has an opportunity cost to economic product at the origin. Net of that cost, there is little reason to expect large growth effects of remittances in the origin economy. Migration and remittances clearly have first-order effects on poverty at the origin, on the welfare of migrants and their families, and on global gross domestic product; but detecting their effects on growth of the origin economy is likely to remain elusive.

+ artículo publicado en The World Bank

The Line that Divides Us: The Shocking Visual Reality of Economic Inequality | architizer

Pretending we live in a colorblind, equitable, integrated society is all fine and dandy until we’re confronted with the harsh reality of life outside our sparkly high-rise buildings. Unfortunately, many of us don’t ever venture far from the comfort of our self-inflicted social and physical bubbles. We don’t see the problem. But, that doesn’t mean it doesn’t exist in our neighborhood, our cities, our countries, and our world.

Mexico City photographer Oscar Ruíz has decided that it’s time we pull the blindfold off. (Let this series of photographs stand in for your own backyard because, no doubt, it can.)

 

In Mexico, economic inequality is, imaginably, best examined and illustrated through unaltered photo documentation: the advertisements were put together by Mexican ad firm Publicis, in a campaign that seeks to underline the wealth disparity in the country in order to fix the problem and level the playing field. As such, each image reads: “This image has not been modified. It’s time to change that.”

Perhaps these snapshots of Mexico City’s reality can help us, in cities all over the world, acknowledge, address, and break down the walls that divide us. As high-rise structures are constantly and consistently erected in major metropolises, it is only appropriate to stop and really look at the boundaries we are creating between us.

Unless otherwise noted, all images via The Huffington Post, photos by Publicis/Oscar Ruiz

 

[…]

Brigette Brown

+ artículo publicado en architizer

 

ANUARIO 2013. HACIA 2015: VISIONES DEL DESARROLLO EN DISPUTA | Social Watch

 

El XI Anuario de la Plataforma 2015 y más ve la luz en los momentos probablemente más complicados de la historia de la política de cooperación internacional para el desarrollo en España. En un contexto internacional marcado por la crisis multidimensional y en el que las respuestas políticas estatales se limitan a abordar el recetario del equilibrio macroeconómico para tratar de recuperar la senda del crecimiento económico, las desigualdades se exacerban en todo el planeta y los científicos del clima advierten que se acaba el tiempo para abordar las transiciones hacia modelos congruentes con la idea de sostenibilidad ambiental. Al calor de la “crisis” los gobiernos subordinan derechos y políticas sociales modificando con ello el perfil de sociedades antes basadas en derechos de ciudadanía, y cada vez más caracterizadas como grandes mercados de servicios.

 

En este contexto, también y en consecuencia, marcado por las crecientes dificultades para las organizaciones sociales, la Plataforma 2015 y más reitera su apuesta por el estudio, el análisis, la reflexión y el debate como vía para dar respuesta a los desafíos actuales. Así, este anuario insiste en la triple estructura de análisis para abordar desde diferentes perspectivas la compleja realidad que suponen las cuestiones del desarrollo. MUNDO, POLÍTICA y PERSONAS constituyen un prisma de tres caras desde las que, de forma complementaria, es preciso abordar la realidad. Una visión global que nos recuerde que vivimos en un mundo interdependiente donde las fronteras entre lo nacional y lo exterior son cada día más difusas y en el que estamos abocados a la cooperación y a la corresponsabilidad. Una apuesta por la construcción de políticas como la herramienta fundamental con la que contamos para abordar los desafíos y transformar las causas y condiciones de las injusticias y problemas. Una llamada a las personas, en su condición de ciudadanos, es decir, de personas que tienen derechos y que hacen política.

Ver el Índice y artículos.

Bajar el Anuario 2013. Hacia 2015: Visiones del desarrollo en disputa en formato pdf.

+ artículo publicado en socialwatch